lunes, 11 de octubre de 2010

El Oviedo vence pero no convence.

Muchos son los adjetivos que se le pude colgar al conjunto azul después del partido ayer, pero yo me quedaría con los siguientes: sin ideas y sin comunicación. Pases a nadie, se tenia el balón pero no se sabia que hacer con el, y lo peor despistes defensivos, y es que el gol en contra fue por culpa de la caraja, que por desgracia ya viene siendo habitual.

Del partido de ayer solo se puede sacar en limpio tres cosas, la aparición de Miguel, quien nos lo iba a decir, Manu Busto pare que ya empieza hacer algo y el de siempre Perona, que pelea y busca el balón como nadie.

Resumen de partido

sábado, 9 de octubre de 2010

Carta de un aficionado.

Hoy publicamos la carta de un aficionado del Club que publico La Nueva España, la verdad es que no tiene desperdicio, y esto es una prueba mas de quienes son y como son los dirigentes azules.

Real Oviedo: menos que un club

25 de Septiembre del 2010 - Bernardo Carrera Madiedo (Oviedo)

El FC Barcelona tiene como lema «Más que un club». Independientemente del significado que se le quiera dar, es algo que desde hace años identifica a este equipo de futbol. Ahora bien, basándome en esta seña de identidad, quiero aplicarlo al Real Oviedo y significar que en este caso me parece «menos que un club». Me explico: el pasado día 22 de septiembre jugaba el equipo en el Carlos Tartiere. Una amiga, socia y accionista desde hace años, me invita a ir con ella para presenciar el partido, teniendo en cuenta que los socios podían llevar a un invitado. Llegamos a la taquilla para solicitar la invitación y nos indican que la recogida de la misma era hasta las doce del mediodía. ¿Los socios que viven fuera de Oviedo, como lo pueden solucionar? Nos dirigen a las oficinas del club, donde una señorita digamos que correcta, pero sin más, nos suelta el mismo «discurso» que en la taquilla, añadiendo que además estaba detallado en internet. ¿También hay que tener obligatoriamente internet? Bien, el caso es que sin molestarse lo más mínimo, la citada señorita dice que ésa es la regla y nada más, cuando bien podía haberse dirigido a algún responsable del club y plantearle el tema. Ante tal postura, mi amiga, sin remordimiento alguno, exige de inmediato la baja del club y que le reintegren, creo recordar, los 179 euros que había pagado, porque consideró que el proceder no era nada correcto y lo podían haber solucionado de la manera más positiva para ambas partes. ¿Cómo podemos calificar esto? Un club que está intentando salir adelante, no puede permitirse perder socios por un detalle como el negar una invitación por «estar fuera de hora». ¿Esto es un club o menos que un club? ¡Vergonzoso!